Biografía

Nací en Barcelona, tengo dos hermanos mayores y uno menor. Debido al trabajo de mi padre, viví en diferentes partes de la península. A los 17 años volví a Cataluña con una lección aprendida que me serviría en el futuro...
Durante mis estudios de Ciencias Empresariales en Barcelona, descubrí mi amor por el arte. Después de cinco años de estudio en la "Escuela de Arte Massana" me recibí como diplomada en Artes Aplicadas, con la especialidad de Escultura.
En un viaje a Sevilla, descubrí el verdadero amor, "un suizo me embrujó", y ahí empezó mi largo caminar por el mundo. Tras nuestro matrimonio vivimos un año en Zurich y después por motivos de trabajo de mi esposo, nos trasladamos a Indonesia, Bandung (Java), donde estudié el arte del batik clásico con la utilización del "Tjanting".
Mas tarde nos fuimos a vivir a Alemania, Sudán, Egípto, Holanda y Argentina. En Buenos Aires estudié Fotografía artística en blanco y negro. Desde 1988 vivo en Suiza (Aesch).

En 1990 volví a trabajar como escultora. En 1994 un cáncer de mama me enseñó el lado duro de la vida. Durante tres años busqué el lado posivio de ésta enfermedad, finalmente lo encontré con el apoyo de mi querida familia y amigos. Decidí romper con "el tabú del cáncer de mama y enseñar lo importante que es la fuerza del amor y la comprensión para la superación de esta enfermedad, para lo cual preparé una exposición bajo este tema que a la vez sería un homenaje a la familia. Entre tanto en 1996 realizé por encargo una fuente en la nueva plaza de la iglesia de Aesch, la "Fuente de Jacob".

Otros trabajos en lugares públicos se encuentran en la casa parroquial católica de Aesch, en el Hotel "Rochat" en Basilea, cuatro obras en el Hospital Bethesda de Basilea, en el Hospital Central de Bienne, en el colegio Sant Ermengol en Andorra la Vella, en el Hildegard Hospiz en Basilea, en el Alterszentrum, Bürgergemeinde y Gemeindeverwaltung Aesch y en los Cementerios de Basel, Allschwil, Therwil y Aesch. Además la “Cruz de Término” y la "Cruz de la esperanza" en el muro del patio parroquial de la iglesia católica de Aesch.

Trato con mi trabajo de establecer un diálogo con el mundo, donde el amor, la amistad, la familia, el dolor, la fuerza, la enfermedad, la esperanza, el cariño, la compresión etc. se pueda comunicar sin palabras.

Desde 1990 he mostrado mis esculturas en diversas exposiciones. De todas maneras mis mejores "obras" son mis tres hijos que nacieron durante nuestra estancia en Sudan, Egípto y Argentina